Sincericidio y realidad acordada

Ser una persona frontal no es una tarea trivial. El exceso de informacion daña a la mayoria de las personas que generan las practicas mas sofisticadas para generar abstracciones lo suficientemente “de alto nivel” que les permita evadirse de la mayor cantidad de informacion posible. No quiero ahondar en mucho detalle sobre mi punto de vista aca pero creo que las religiones (sin nombrar ninguna en lo particular) son un claro ejemplo de esta practica; mas alla de su uso como herramientas modeladoras del moderno estado y milenario instrumento de control, la mayoria de las personas en algun momento de nuestras vidas necesitamos “rezarle a algo” para que nuestros problemas se resuelvan sin que tengamos que entenderlos.

Dentro de este esquema de cosas que no queremos saber, se inscribe lo que yo considero la “realidad acordada”, en la cual nadie tira demasiado de la soga porque sabe que lo que esta abajo esta podrido y no nos queremos tomar el trabajo de limpiarlo, suena tonto, pero cada dia me sorprendo mas de cuanta tension se acumula en estos esquemas, que en nada favorecen a nosotros los sincericidas.

Para entender a un sincericida es necesario entender un par de conceptos: primero que nada creo que la mayoria de los sincericidas tenemos, o nos gusta creer que tenemos una cierto nivel de inteligencia, el cual nos permite tener cierto nivel de claridad de como son las cosas, el mal absoluto no existe, y las princesas de los cuentos tambien van al baño. Se que dicho asi suena trivial pero estoy cansado de escuchar que “tal es una mala persona porque hizo esto” o “dijo aquello de tal” y la realidad es que si nos ponemos a pensar y a ver nuestras vidas con un poco de perspectiva, todos somos el hijo de puta de alguien o hablamos mal de alguien o jodemos a alguien; y, lo que es peor, mas de una vez sabiamos que los estabamos haciendo. Otro gran motivador del sincericidio que viene asociado a esta percepcion mas detallada de la realidad son los secretos a voces y la negacion de los hechos; negar los hechos implica en mi entender, fundamentalmente no hacerse cargo de todo lo que implica aceptarlos: dejar de ver personas, separarse, enfrentar una adiccion, etc.

El segundo elemento necesario para la compresion de un sincericida es que somos personas que nos gusta tener un modelo lo mas claro posible de la realidad, detallado y sobre todo preciso, asi que cuando detectamos que la realidad esta distorsionada nos sentimos muy incomodos, nos molesta, nos hace ruido y lo que es peor, es que esa realidad distorsionada es sensible al hecho de que percibimos su distorsion y se empecina en fortalecer su distorcion en un vano empeño por que no se note con lo cual se conforma un circulo vicioso. Durante la ejecucion de este circulo vicioso, la gente implicada en esta realidad distorcionada o, como yo la llamo, acordada tiende a generar situaciones (o participar de ellas) en las cuales tarde o temprano nos alteramos lo suficiente para “gritarles” “por dios, no ves que esto es asi?” y ahi es donde todo se desfigura.

Lo mas duro es que este tipo de reacciones no suelen realmente eliminar estas realidades acordadas y lo que es peor, nos suelen alejar de las personas; es muy complicado, sobre todo porque en mi caso particular, me es muy dificil hacer un “rol play” sobre esta realidad falsa y hablar y charlar como si fuera la posta, me hace mucho ruido y me siento mal conmigo mismo porque siento que no estoy siendo honesto, algun dia supongo que aprendere.

Es oportuno, a los fines de ser purista, tener en claro el tema de “que es la realidad”, pero es un tema demasiado vasto y completamente inseparable de la palabra percepcion (en mi opinion son sinonimos) y creo que en estos casos que menciono, sea cual sea la perecepcion que uno tenga de la situacion como expectador externo, queda claro que hay una distorcion o anomalia, percibida incluso por los participantes.

Sin mas, recuerden que esto es solo Esta Version