El Derecho a la Muerte

Hace unas semanas atras fallecio mi suegra. Quiero dejar al margen de todos los chistes tipicos que caben estas circunstancias, haciendo incapie en la relacion yerno / suegra ya que mi suegra, a pesar de ser bastante obstinada a veces, era una buena persona que tuvo una vida muy dificil; trabajo mucho desde  muy chica, el marido fallecio muy temprano lo cual la hizo trabajar aun mas y crio a una persona maravillosa que es mi mujer. Nos ayudo siempre que pudo y aun cuando no pudo nos ayudo igual.

Mi suegra se jubilo para estar con sus nietas (mis hijas) a lo cual se dedico con mucha intensidad durante el poco tiempo que tuvo, que no fue mucho, solo cinco años ya que los años de trabajo se habian llevado su salud y, lo que es peor, la mayoria de los tratamientos clasicos en estos casos no le dieron mayores resultados por lo que solo se pudo prolongar un poco lo inevitable.

Mi suegra conto con un grupo de excelentes medicos que se enfocaron en su calidad de vida y no en prolongar su vida inecesariamente; hago mencion a esto porque es algo muy poco comun, aun en estos dias y porque cuesta creer el nivel de atencion que recibio en un hospital tan destrozado como el Clinicas.

Mi suegra fallecio rodeada de un monton de gente que la acompaño los ultimos momentos y la ayudo en todo lo que era posible ayudarla, que no era mucho. Tambien murio con la claridad indiscutible de que se estaba muriendo y protegio a todos los que pudo de la claridad que ella tenia de que se estaba muriendo.

A mi no me pudo proteger, porque ella sabia, que yo sabia que ella sabia, asi que charlamos del tema en un par de ocasiones, y hablamos de la bronca que le daba haber trabajado tanto para no disfrutar, y del miedo que tenia porque sabia que se estaba muriendo; tambien hablamos de que estaba cansada de que le dolieran las piernas, y de caminar dos metros y cansarse, y de no poder arreglarse sola y tantas cosas mas para las cuales ya no estaba capacitada, y digo capacitada porque perdio la capacidad de ser independiente, la traiciono su cuerpo; o en realidad no, cuando lo necesito lo tuvo y a pesar de los problemas cardiacos de toda su familia llego a conocer a sus nietas y a ver a su hija establecida; creo que aca es cuestion de ver el vaso medio vacio o medio lleno, aunque no sea de mucho consuelo.

A mi todo esto me llego mucho, no solo porque la apreciaba sino tambien porque esta es la primera vez que tengo un contacto palpable a mi edad madura con la muerte; cuando yo era chico la gente se moria, era triste pero las cosas sucedian solas de alguno modo. Esta Vez no; hice los tramites en el hospital, fui a la funeraria a arreglar todo, fui a retirar el cuerpo de la morgue del clinicas que es realmente deprimente; ocuparme de varios detalles mas y lo que es mas importante aunque tambien duro, es que pude hablar con una persona en plena conciencia de que se estaba muriendo.

El otro dia llego a mi un artículo en clarin en el cual hablaban de una persona que habia estado muchos años en lo que se creia era un estado “vegetativo” hasta que una nueva tecnologia descubrio que no, que el tipo estuvo completamente preso en su cabeza por 23 años, se lo pueden imaginar? 23 años percibiendo la realidad sin posibilidad de hacer nada que le permitiera a los demas darse cuenta, Eso es peor que la muerte misma y de algun modo volvi a repasar algunas conversaciones con mi suegra y a pensar en mi propia muerte y en mi propia vida, y a caer en un monton de lugares comunes y enseñansas obvias que no lo son, etc.

Lamentablemente no hay mucho ya que se pueda hacer, ni por mi suegra, ni por este señor que pudo por fin empezar a comunicarse, pero creo que algo hay que aprender de todo esto, ya vere como mi cerebro lo va desenrrollando.

Sin mas, recuerden que esto es solo Esta Version

5 thoughts on “El Derecho a la Muerte

  1. Mr. Nardi,
    Aprecio sus valores poeticos y me parece muy interesante la forma de hacernos llegar ESTA version de las cosas.
    Lo que me interesa es el cambio de percepcion de la muerte con la adultez: a mis 22 años, la muerte es todavía, un hecho lejano, que pasa sin mas.
    Murieron muchos abuelos (tio, bis, tatara) y amigos de mis padres, pero era esperable, y de alguna manera no era muy allegado. Dificilmente podia esto cambiar mi version de esta cosa que es la muerte.
    Luego empece algun viaje mas espiritual (la gente poco educada o politicamente incorrecta, lo llama “delirio mistico”; me tiene sin cuidado). Ideas de trascendencia, el alma eterna, y demas cosas no hacían mas que ahuyentar ideas de horror tan comunes a la gente y tan distantes de mi pensamiento (aclaro: no tuve miedo a la muerte ni lo tengo).
    Luego empezaron hechos un poco mas cercanos. Padres de amigos, conocidos de mi edad, gente co la que habia compartido algo, etc. Ahi empezo a tomar otra forma. Me di cuenta que no sería tan pasivo al hecho si uno de los fallecidos fuera alguien de mi “primera linea”, que el abismo que provoca contemplar lo que hay entre el ser y no ser es mucho mas grande de lo que shakespeare habia podido expresar con palabras (pero intuyo que sabia muy bien de que hablaba). Pero mi miedo era a la muerte, o al desapego? Me procupaba el destino de la persona que cambiaba de plano o dimension, o mas bien mi vida sin esa persona y su compañía?
    Todo redunda en el ultimo circulo: MI miedo a la muerte (que supongo, será EL miedo a la muerte, porque aunque digamos que cada humano es una unidad separada, tenemos la misma escencia y posiblemente nuestro sentimientos se parezcan). Tengo miedo del despues, o del breve antes del despues (mejor dicho… Temo a la muerte o a la agonía?). Temo al dolo quiza? Es la muerte misma lo que aterra o todo lo que deja a su alrededor entre los que seguimos vivos? Temo a perder la oportunidad de hacer en vida cosas que la muerte me quita la posibilidad de hacer casi con arbitrariedad? Pero tambine me pregunto de que valen esas cosas que hacemos en vida, si con unos pocos siglos nuestro rastro de la tierra habra sido borrado. Quiza es caer en el cliche MIEDO A LA MUERTE/MIEDO A LA VIDA, o pensar que mejor que las refloexiones sobre la muerte, son las reflexiones que quedan ocultas, las que son sobre la vida. Igualmente, no creo en la naturaleza dicotomica de estos conceptos, pero me parece interesante. Las respuestas posibles a estas preguntas me harian escribir cientos de paginas, y no voya hacerlo, menos en la respuesta a un post de su honorable Blog, Mr. Nardi. Pero me parece interesante hacerle llegar estas cosas que me obligo a repensar despues de leer su entrada.
    Sin mas, recuerda que esto es solo Otra Version.

  2. Esta MUY bueno el texto. La verdad es que cuando lei la noticia me dio un miedo muy dificil de describir. Creo que quedar atrapado dentro de el espacio negro sin forma de tu cabeza es lo peor que te puede pasar…

Leave a Reply